La instalación será desarrollada por medio de plataformas open-source que utilizarán nuevas tecnologías de geolocalización de uso sencillo, para hacer visibles formas narrativas tradicionales e innovadoras y así, hacerlas accesibles a un amplio público.

La instalación dará forma a ‘historias’ diversas que visibilizarán la geografía física y cultural formada por las experiencias de viejos y nuevos ‘europeos en movimiento’. Estas ‘historias’ serán seleccionadas a partir de cuatro modelos arquetípicos de narración simbólica que caracterizan la migración (geográfica y cultural) como experiencia de vida: las generaciones, las rutas, las ciudades, las islas.

Las historias se presentarán a través de dos recorridos narrativos en mutuo diálogo:

  1. Gente que habla a gente: primeros planos de viejos y nuevos ciudadanos/emigrantes europeos y canadienses, que reflexionan sobre su experiencia de movilidad, hecha visible a través de un panorama móvil gracias a las tecnologías de geolocalización, al tiempo que se empareja dicho “territorio” con el relato de vida;
  2. El arte que escucha a la gente: representaciones simbólicas de modelos de migración/movilidad a través del montaje de diversas obras artísticas (musicales, vídeo, imágenes, performance, etc.), con el fin de dar forma a las geografías emotivas y culturales de los nuevos panoramas étnicos, yuxtapuestos y en evolución, que proponen las respuestas al cambio en Europa y Canadá.

La instalación será “social” (es decir, interactiva, compartida y móvil) de dos formas diferentes pero simultáneas, implicando al público a través de las más recientes tecnologías móviles, así como de formas artísticas más tradicionales:

  1. El público tendrá acceso a la instalación a través de una aplicación para el teléfono móvil; podrá así añadir nuevas historias y enriquecer la instalación;
  2. En cada sede expositiva, la instalación se hará ‘social’ también en el sentido más tradicional, puesto que será desplegada a través de una serie de eventos culturales con el fin de desarrollar alguno de los componentes artísticos que la caracterizan (de la música a las imágenes, de los vídeos a los relatos, etc.). Con la identificación y despliegue de los diversos componentes de la instalación, a través de eventos culturales y artísticos individualizados, y más tradicionales, se le dará la oportunidad a diferentes públicos (en función de su edad, género, cultura, raíces étnicas, etc) de reflexionar sobre cómo leer e interrogar y participar de una obra artístico-tecnológica que refleja la complejidad de los conceptos de movilidad y devenir de un territorio y de las personas que lo habitan.